jardinyplantaslogo
Compartilo!
 

Decoracion de jardines

Inicio


 

Clasificación de los muros de piedra

Los muros de piedra de los jardines pueden estar construidos en diversos tipos de materiales y se clasifican de acuerdo a la forma en que la piedra se labra. La primera de las clasificaciones hace referencia a las mamposterías o muros de primera calidad. Éstos se denominan así porque las piedras encastran perfectamente entre sí logrando que, entre ellas, ajusten muy bien. La buena presentación que presentan al momento de finalizar el muro es asombrosa. La ventaja que se desprende de la utilización de este material es que no se tiene que utilizar mucha cantidad de material. La cantidad que se utiliza es sólo la necesaria para que pueda agarrarse.

muros-de-piedra-jardinesLa terminación que brinda la colocación de este material es prolija. Dentro de este grupo encontramos a los muros de piedra hechos a base de bloques con una medida de más de 40cm, siendo en estos casos que todos sus lados están trabajaos. Un dato clave  a la hora de construir un muro de piedra es que no se debe planear la construcción del mismo con piedras blandas o porosas en la parte inferior del bloque, ya que los zócalos van a proteger a los bloques. Los muros de segunda, están trabajados con todos aquellos bloques en los cuales sólo una de sus caras es trabajada (la cara exterior) y, los huecos o separaciones entre uno y otro se rellenan de mezcla, siendo este tipo de muro el más utilizado por el común de la gente.

Su costo resulta ser bastante más económico que el de primera. La terminación que posee en una de las caras de los bloques brinda facilidad para la manipulación de los materiales y para la colocación de los mismos. Otra característica es que este muro de piedra terminado tiene una buena transmisión de las tensiones o, lo que se conoce como, fuerzas del muro. Los muros de la tercera categoría están representados por aquellos llamados de piedra bola. Estos muros, presentan una característica especial en el momento de su colocación y ya que presentan el inconveniente de llevar mucho material de adhesión para rellenar los huecos producidos por las formas esféricas o redondeadas de las piedras. Esto ocasiona por añadidura que la parte estructural del muro sea más débil en los puntos donde hay más material de relleno. Un ejemplo clave de este tipo de muros de piedra son los de laja donde las cargas son distribuidas en forma perpendicular a las piezas del muro. Este tipo de pared resulta ser una de las más recomendables ya que proporcionan al muro una buena transmisión de las fuerzas, siempre y cuando la cantidad de mezcla de adhesión no supere los límites razonables. Si esta cantidad  superara estos límites, la resistencia del muro estará condicionada a la calidad y cantidad del adhesivo o la mezcla que se utilizó.

Construcción de muros de piedra

Los muros de piedra  se originaron muy antiguamente. Durante mucho tiempo se utilizaban casi en forma exclusiva en las construcciones que se realizaban en las zonas rurales. En la actualidad, este modelo de construcción fueron  trasladadas a las ciudades donde las nuevas líneas de diseño imitan lo campestre. Los muros de piedra son utilizados para la decoración de jardines o espacios abiertos. Si bien el resultado final resulta sumamente agradable a la vista (y se logra la imitación de la construcción campestre), la desventaja que presenta el trabajo con este material es el aporte económico. Estos muros requieren mayor aporte monetario que otras formas de realizar muros, dada la complejidad que presentan para lograr una mejor estética.

muros-de-piedra-construirUna de las primeras cuestiones a pensar y evaluar a la hora de realizar un muro de piedra,  será la calidad de piedra que se elegirá. Para esta elección se tendrá en cuenta que, por lo menos una de las superficies de la piedra a elegir, sea lo más plana posible. Se recomienda también las piedras que ya vienen en forma rectangular ya que las de forma irregular permiten que se desperdicie mayor cantidad de material. Una vez determinada la piedra, se comenzará con la construcción del muro. Los materiales necesarios para la mezcla y la colocación de las piedras son arena, cemento gris, cemento blanco y los ladrillos macizos de piedra. Para realizar dicha construcción, primero, se tomarán las medidas del largo del muro. Se colocará luego, una piedra que tenga el ancho del muro por cada metro del largo que queremos lograr construir. Luego,  se procederá a recubrir las piedras con material o mezcla, teniendo en cuenta que la irregularidad de la piedra dejará una cantidad de huecos que se deberán rellenar con material adhesivo y con trozos más chicos de piedras.

A medida que se construye el muro de piedra, se debe cuidar en todo momento la dirección del mismo: que el éste se encuentre encaminado y la verticalidad del mismo evitando que se ladee. Para ello se utilizará la plomada (guía para observar la verticalidad), el nivel (ayuda a medir la horizontalidad de la pared) y la regla de albañil (ayuda a controlar las caras laterales de los muros). Con estos consejos, podrás poner manos a la obra y realizar un muro para tu jardín. Los muros de piedra en los jardines, además de dar una visión estética excelente también brindan privacidad y generan nuevos espacios brindándole al paisaje nuevas texturas y colores. La desventaja de los mismos radica en la parte económica ya que si comparamos con otras opciones como pueden ser las vallas, o construcciones metálicas o de maderas, los muros de piedra requerirán una mayor inversión.

 
   
Google
 

 
www.jardinyplantas.com ~ todos los derechos reservados