jardinyplantaslogo
Compartilo!
 

Diseño y mantenimiento

Inicio


 

Cerramientos de jardín, una forma de preservar la intimidad

Un jardín es un lugar de descanso, pero también es un lugar donde puede cenar con su familia, invitar amigos o inclusive tener una pileta para refrescarse en verano. En todos estos casos, algo que se busca es intimidad: a nadie le gusta sentirse observado por los vecinos o los transeúntes cuando el jardín se encuentra aledaño a la vereda, y esta sensación genera incomodidad, justamente lo opuesto a lo que se busca cuando se diseña el jardín. Por esto es que se colocan cerramientos de jardín: “muros verdes” que preservan la intimidad, muy útiles en estos tiempos donde la gente vive muy cerca y las noticias corren rápido.

crerramiento-jardin-tipos

En general, los cerramientos de jardín pueden hacerse con la clásica pared de ladrillos, y colocar enamoradas del muro o árboles para que crezcan y los cubran, esta es una opción si ya se tiene dicho muro, pero es a la vez algo costoso si no se posee la pared. También se pueden colocar cercos o vallas de madera tipo “fortín”, son muy prácticos y visualmente agradables, pero hay que mantenerlos con pintura y previniendo el ataque de hongos y artrópodos xilófagos. A su vez, es más fácil que sean rasgados o quebrados por los animales como los perros. Un cerramiento básico comprende el uso de mallas de metal, redes, que sirven para delimitar espacios pero permiten que se vea el interior del jardín.

A estas redes se las asocia con los siguientes cerramientos que vamos a mencionar: aquellos realizados con plantas. Podemos decir que hay dos tipos de cerramientos de jardín: aquellos que obligan al mantenimiento constante, llamados “cerramientos formales” y los “cerramientos informales”, donde se deja al arbusto o seto utilizado crecer libremente, y el mantenimiento es algo básico, realizándose sólo la limpieza imprescindible. Para los primeros, en general se usan arbustos perennes, como la thuja, el abeto, y otras coníferas. Como se mantienen constantemente se pueden colocar en espacios pequeños, puesto que no los obliteran, pero hay que tratar de no colocar cerramientos altos en espacios pequeños, porque crean una sensación de claustrofobia. El segundo tipo, los cerramientos informales de jardín, se usa en espacios más amplios, y con arbustos e inclusive árboles de atractivo visual. Como no es necesario el mantenimiento constante, son los indicados para grandes jardines.
.

El uso de plantas como cerramientos de jardín

cerramientos-jardin-plantasSobre las plantas que se pueden utilizar para hacer cerramientos de jardín, tenemos que tener en cuenta antes que nada las características climáticas de la zona en que vivimos. No es lo mismo un clima cálido, estacional, que uno templado a frío con heladas. Las heladas pueden dañar las raíces de las plantas, y algunos arbustos perennes pueden comportarse como caducos, ver dañado su crecimiento mostrando huecos o zonas decoloradas al marrón o amarillos. Se recomienda recorrer la zona y ver qué elementos utilizaron los vecinos para crear las pantallas (nombre que reciben estos cerramientos) y en qué estado se encuentran. Podemos catalogar a los cerramientos de jardín según la cantidad de especies vegetales que utilizamos para formarlos, en monoespecíficos si utilizamos una sola especie, como son los clásicos cerramientos de ciprés o laurel, o en pluriespecíficos, cuando combinamos varias especies para dar una mejor visual al cerco.

Se pueden formar cercos con muchas especies arbustivas, combinando distintas especies, caducas y perennes, o con distintas épocas de floración, teniendo en cuenta que deben compartir las necesidades hídricas, térmicas y de tipo de suelo. En general los pluriespecíficos son a su vez informales. Casi siempre se los arma con plantas perennes, compactas, que no dejan pasar la vista ni la luz en todo el año, pero a veces se trabaja con cercos de plantas caducas, útiles en invierno porque dejan pasar el sol.

Siendo formales o informales, es muy importante tener en cuenta que las plantas apropiadas para hacer cerramientos de jardín son aquellas que poseen un crecimiento lento y una disposición compacta de su ramificación. Al ser podadas, aumentan sus exigencias de agua y nutrientes, entonces deben ser regadas con regularidad. Las plantas más utilizadas para los cerramientos de jardín confeccionados con cercos son los crategos, varias especies de ligustro, el boj, el laurel, coníferas como los cipreses de Lawson y Leyland, la tuya, el tejo, y angiospermas como el acebo (género Ilex, el mismo que la yerba mate), eleagnus, azarero (árbol de flores vistosas) el jazmín celeste y el laurentino.

Los últimos cuatro nombrados crecen rápidamente, y no requieren mucho mantenimiento. Varias especies de ligustros y los crategos son árboles de hojas caducas, pero los ligustros crecen muy rápido, entonces sirven para hacer rápidamente las separaciones, mientras que los crategos poseen unos típicos frutos espinosos, de color rojizo, que pueden combinarse con otras plantas para crear una malla con belleza visual. Las coníferas son los árboles y arbustos clásicos para el armado de cerramientos de jardín, su crecimiento puede ser rápido como en el ciprés de Lawson o lento como en los otros, pero siempre se asegura una tupida y densa barrera contra los observadores indeseados. Además, al ser perennes la mayoría, no hay que andar preocupándose por pasar épocas al descubierto.

 
   
Google
 

 
www.jardinyplantas.com ~ todos los derechos reservados