jardinyplantaslogo
Compartilo!
 

Jardin

Inicio


 

Diseño de jardín Zen

En nuestro sitio hemos hablado de los diferentes jardines, pero existe un tipo que aún no hemos nombrado, nos referimos al jardín Zen, esta clase de estructura es básicamente japonesa debido a que es allí en donde tiene sus orígenes. Los jardines Zen se enfocan en las filosofías budistas, es decir, una forma de vivir y estar en la naturaleza mucho más pacífica; el objetivo de esta clase de fondos es transmitir armonía y equilibrio; como características principales decimos que el jardín Zen guarda en la arena, el agua y la piedra, sus elementos fundamentales.

jardin-zen-fotosLas velas y los diferentes modelos de lámparas sirven para jugar con la iluminación como se hace con la textura, los colores y las formas; con respecto a las plantas más habituales de esta clase de prados, tenemos al musgo.

Cuenta la leyenda que un Monarca, luego de ver su propio oasis, felicitó al jardinero diciendo que era el más hermoso jardín que había presenciado alegando que una roca, que allí estaba, era la más bella. El jardinero entonces la tomó, y la lanzó al mar; el Rey inquirió “ahora puede contemplarse la armonía”; la moraleja dice que, al jardín Zen, como la vida, hay que apreciarlo en su totalidad, si la bellaza de un solo detalle nos atrapa, entonces el resto parecerá demasiado feo y consecuentemente romperá el equilibrio. Las piedras en esta clase de jardines guardan su propia simbología, representa los avatares vitales, los obstáculos y las oportunidades; es muy común ver estatuas y fuentes de piedra indonesa talladas manualmente, son las opciones más comunes para este tipo de prados. Estas son alternativas a las piezas tradicionales de la decoración clásica de jardines: enanos, gnomos, estatuas de escayola y cemento, etc; las fábricas de estatuas Zen fabrican al detalle las diferentes piezas.

Los Budas sentados con chakras distintos son piezas únicas que se confeccionan con lava volcánica; para comprender un poco mejor las características del material, decimos que el volcán al erupcionar arrasa con una veta de hierro, la constitución de las piezas de un jardín Zen, tiene un 75% de hierro de dicha lava, si las frotamos solo un poco, brillarán, eso las hace únicas. Los adornos de los jardines Zen son diseñados de manera especial con materiales especiales, las fábricas en Bali reciben piedras de diferentes tipos provenientes de más de una isla de Indonesia; una vez en las fábricas se les da la forma: Shibas, Budas, representaciones orientales, japonesas, etc.

Un jardín Zen en casa

Todos nosotros podemos tener un jardín Zen en casa, solo debemos tener algunas pautas obligadas en cuenta al momento de diseñarlos; si nos gustan los espacios de relajación, sentirnos en contacto con la belleza y la armonía, entonces necesitamos nuestro propio jardín Zen; éste puede hacerse en tamaño natural o en miniatura. La primera tarea para lograr el objetivo es imaginar un diseño, establecer los elementos que incluiremos y luego decidir cómo los combinaríamos; entre ellos encontramos a la arena; elemento esencial.

De acuerdo a la tradición Zen, se dice que la misma repele las malas energías y aporta serenidad; se puede utilizar arena lisa o rastrillarla en surcos que darán la forma de ondas en movimiento, lo que hay que saber es que cuanto más fina sea, más suavidad transmitirá.

jardin-zen-elementosEn nuestro jardín Zen no pueden faltar los estanques y, por supuesto, el agua, se pueden recrear riachuelos, estanques y hasta pequeñas cascadas; las metáforas visuales que brindan las fuentes son muy importantes y se forman a través de las superficies de arena: la alisada se asemeja al mar calmo y la surcada, al agua en movimiento.

Las piedras son vitales en el diseño de este prado, su forma y colocación ayuda a producir espacios específicos y diferentes perspectivas; de acuerdo a la cultura Zen, las piedras representan experiencias vitales; deben utilizarse en número impar y bajo ningún punto de vista deben estar colocadas de forma simétrica. Por último nos quedan la plantas, las más indicadas para un Jardín Zen son: Helechos, Azaleas, Magnolias, Musgos (sirven para teñir de verde los espacios del prado que elijamos) y el bambú, de rápido crecimiento.

En caso de que deseamos nuestro jardín Zen en miniatura, no es necesario tener un gran espacio, basta con una pequeña superficie cubierta de arena fina que incluya cantos de piedra y algo de musgo; estos modelos poseen un precio más accesible y el efecto que nos brindan es relajante.

 
   
Google
 

 
www.jardinyplantas.com ~ todos los derechos reservados