jardinyplantaslogo
Compartilo!
 

Plantas

Inicio


 

reproducción de las plantas: sexual y asexual

Como la mayor parte de los organismos vivos, las plantas deben reproducirse para continuar con sus linajes y dominar los ambientes. Las estrategias que desarrollaron durante su evolución determinaron que algunos grupos se extinguieran, mientras que otros sean buenos colonizadores de ambientes de catástrofe, o formen las comunidades más tardías.

reproduccion-plantas-gajosEn la vegetación con embrión, o Embriófitas, existen dos tipos de reproducción de plantas: la reproducción asexual y la reproducción sexual. En una planta con reproducción asexual, ésta genera nuevos individuos a partir de sus órganos vegetativos, por esto también lleva el nombre de “multiplicación vegetativa”. En cambio, en la reproducción sexual deben intervenir las gametas y darse el proceso denominando fecundación (o singamia). En una primera aproximación, podemos reconocer que la reproducción asexual tiene como virtud la rápida propagación de las plantas, porque se generan muchos organismos en poco tiempo: su defecto es, sin embargo, que todos los organismos son iguales, entonces si ocurre algún disturbio en el ambiente lo más probable es que todos se vean afectados.

reproduccion-plantas-tallosEn cambio, la reproducción de las plantas de tipo sexual es más lenta: se necesita una generación especial, el gametofito, para producir las gametas, y las estructuras reproductivas suelen tardar tiempo en desarrollarse. A su vez, la ventaja que posee este tipo de reproducción es la variabilidad, porque los hijos no son idénticos a los padres, y esto es muy beneficioso porque genera evolución. En jardinería se suele aprovechar la reproducción asexual más que la sexual, puesto que este es un método rápido de, al captar plantas con buenas características, multiplicarlas. Esta multiplicación manual se hace en general a partir de gajos o esquejes, cortando alguna ramita o tallo, el cual se prepara en un recipiente con agua o en tierra húmeda hasta que forma nuevas raíces y puede plantarse en otra maceta. También pueden cortarse ramas con brotes o yemas y plantarse en otros lugares: a esto se lo llama reproducción de las plantas por estacas. Otra cosa que se puede hacer es colocar injertos de una planta en otra, tratando de que sean similares. Y un modo más avanzado de reproducción asexual artificial es el cultivo de tejidos: esto se hace en un medio controlado, sin microorganismos, usando hormonas vegetales y soluciones nutritivas, para que a partir de un fragmento de planta crezcan los diferentes órganos.

Características de la reproducción de las plantas

Ahora bien, existe la reproducción de las plantas asexual natural; en las plantas inferiores podemos encontrar mitosporas (esporas producidas por mitosis), que son muy comunes además en hongos, y bastante generalizados encontramos a los denominados propágulos. En sentido estricto, son estructuras de propagación que se encuentran en los conceptáculos de algunas briofitas, pero además toman ese nombre los tubérculos, rizomas, estolones y bulbos. Los primeros, como la papa o patata, comprenden porciones de tallos subterráneos, ricos en material nutritivo, que en general toman una forma más o menos esférica. Las yemas se desarrollan en su superficie, y son las que dan origen a nuevas plantas. Reciben vulgarmente el nombre de “ojos”. Los rizomas son tallos subterráneos, no raíces propiamente dichas, y al fragmentarse pueden generar nuevas plantas. Los estolones son ramas que crecen mucho y alcanzan a tocar el suelo, tras lo cual enraízan y generan una nueva planta. Por último, los bulbos son tallos cortos, que poseen una yema terminal rodeada de hojas, las cuales almacenan la reserva alimenticia. En las axilas de estas hojas se generan bulbos de renuevo, los cuales se desprenden para dar lugar a nuevas plantas.

La reproducción de plantas de forma sexual es bastante más complicada, y requiere más tiempo y gasto de energía. La generación haploide se denomina gametofito porque la planta multicelular produce gametas: células espermáticas o células huevo o ambas.

La generación diploide se denomina esporofito porque produce esporas a través de meiosis. Estas meiosporas germinan formando el gametofito, que a través de estructuras como los anteridios y arquegonios genera las gametas. En las briófitas (musgos, hepáticas) la generación dominante es la gametofítica, mientras que en las plantas vasculares, lo que denominamos “planta”, es el esporofito. En la evolución de las plantas se observa una reducción del gametofito, que termina siendo casi “parásito” del esporofito, como es el caso de las angiospermas, donde el gametofito apenas se desarrolla en la flor. En los helechos, encontramos que el esporofito es dominante, a diferencia de lo que ocurría en las briófitas. El esporofito produce las esporas que generarán los gametofitos: pueden ser isosporas o heterosporas (produciendo gametofitos femeninos y masculinos).

En varios helechos aún es necesaria la presencia del agua para la reproducción. En las gimnospermas, como las cycas, ginkgos y pinos, después de la fecundación se desarrolla la semilla, que protege al embrión, pero aún está desprotegido el gametofito femenino: las angiospermas poseen la flor, que posee carpelos que protegen a la ovocélula: es la máxima especialización en el reino de las plantas, y por eso son las más difundidas y con más variabilidad en la actualidad.

 
   
Google
 

 
www.jardinyplantas.com ~ todos los derechos reservados