jardinyplantaslogo
Compartilo!
 

Vallas de jardin

Inicio


 

Vallas metálicas: seguridad y estética

Generalmente las vallas metálicas se utilizan para mantener el jardín como un lugar privado de la casa en especial si éste está al frente, pero también tiene un uso ornamental. Lo primero que hay que determinar a la hora de la instalación de estas vallas es la altura que se desea. Esto va a depender del lugar en el jardín donde sea instalada. Por ejemplo, si queremos colocar las vallas como manera de medianera entre una casa y otra, la altura ideal es de unos 160 cms. Aunque las vallas metálicas no se recomiendan para esto.

Si las vallas van a estar en el jardín frontal de la casa es mejor utilizar las vallas como una medida de seguridad para evitar intrusos o hasta gente que quizás pasa por ahí y arranca las flores y su medida requerida seria más o menos de 200 a 250 cms. En estos casos se recomienda que la valla se complemente con algún cerramiento enrejado o alguna planta trepadora no solo por el atractivo estético sino también para generar un poco más de privacidad. Es común que cuando en un jardín trasero hay una piscina es recomendable utilizar estas vallas para cercarlas, en especial si en la vivienda habitan animales domésticos o niños pequeños. vallas-metalicas-fotos
vallas-metalicas-imagenes Las vallas metálicas en los jardines son utilizadas para separar pequeñas zonas plantadas con flores del resto del terreno. Suelen ser muy estéticas pero el inconveniente es que la exposición a los fríos, los calores y las lluvias es que producen un deterioro tanto en el metal como en la superficie pintada. En el caso de que el metal este oxidado o picado la valla debe ser reemplazada, pero si solo tiene rayones y salpicaduras en la pintura puede solucionarse con una lata de esmalte sintético. En el empleo de esmalte sintético se recomienda cubrir el suelo con nylon, utilizar guantes y un rodillo pequeño hecho de esponja para evitar los grumos característicos de este tipo de pinturas.

Modelos de vallas metálicas y materiales para su confección

La colocación de vayas metálicas debe ser realizada por un profesional. En el caso de una valla en el jardín frontal de una vivienda, debe ir anclada en una superficie de cemento a mas o menos 10 cms de profundad. Existe otro tipo de vallado que va soldado pero no es recomendable ya que es mucho más frágil. En el caso de cercar una piscina la valla debe tener alrededor de 80 cms. De alto y éstas requieren de un mantenimiento periódico ya que el metal esta en contacto con el agua. El vallado se debe realizar alrededor del piso de loza que rodea la pileta y enterrado a unos 20 centímetros  de la tierra. Es preciso que las bisagras de la puerta sean aceitadas con regularidad ya que el oxido que se forma entre ellas, con el paso del tiempo, no permite que ésta pueda abrirse fácilmente.

También se recomienda que en caso de que haya niños pequeños en la vivienda, la puerta tenga alguna especie de traba o cerradura. El metal preferido para la realización de las vallas metálicas es el hierro ya que al ser un metal flexible es fácil de moldear y darle la forma deseada.

Este metal se funde a unos 1500ºC y se endurece con el frío además puede soldarse mediante forja. Debido a que realizar uniones de elementos a base de hierro forjado requiere una soldadura, este material  se ha limitado solo para la confección de objetos decorativos como estatuas, algunos muebles y enrejados. Este material no se utiliza para estructuras ni arquitectónicas ni en obras de construcción. Hay muchos estilos artísticos que se pueden usar para el diseño de las valla metálicas, uno de los más vistos es el estilo gótico. Las vallas de este estilo se constituyen por barrotes delgados, cuadrados y en algunos casos retorcidos y su extremo superior generalmente es coronado por pináculos y hasta a veces escudos.

Otro estilo popular es el romántico que se caracteriza por formarse con barrotes de sección cuadrada y son unidos mediante varillas con forma de róleos. Otro metal utilizado para la confección de vallas metálicas es el acero laminado, claro que estas son mucho mas costosas. Para laminar el acero se deben fundir lingotes a una temperatura que proporcione el deformamiento del metal mediante un proceso de estiramiento que se produce en una cadena de cilindros a presión que van formando el perfil deseado y así poder conseguir las medidas adecuadas.

 
   
Google
 

 
www.jardinyplantas.com ~ todos los derechos reservados